El hype de Bagan ðŸŒ…

Veníamos con una expectativa altísima a Bagan, creyendo que encontraríamos un Angkor pero menos turístico e igual de increíble. Y la verdad es que no hay comparación: los templos de Camboya son mucho mas espectaculares. Aún así hemos recorrido durante dos días las pagodas y las stupas y al final hemos entendido que Bagan es mas para admirar el paisaje que los templos. Y cuando aceptas eso, se disfruta mucho.

Los templos en Bagan son, en su inmensa mayoría, todos iguales. En su momento no era así pero los terremotos han destrozado muchos de ellos, dejando tan solo el esqueleto. Y como casi todos fueron construidos en la misma época son muy similares entre sí. Los mas reconstruidos son normalmente los mas grandes, pero debido a los seísmos muchos de ellos tienen partes inaccesibles o sus cúpulas se encuentran cubiertas y llenas de refuerzos de hierro y madera, lo que no ayuda a mejorar la vista.
Lo mejor de la visita a los templos es subir lo mas arriba posible, en los que está permitido. Observar la llanura y los bosques llenos de stupas es un paisaje diferente a todo lo que hemos visto. Las puntas de los templos se multiplican hasta donde alcanza la vista y cuando atardece aún merece mas la pena. El color rojizo del atardecer tiñe la piedra y la tierra, y Bagan alcanza su momento mas fotogénico del día.

A pesar de que no sale muy bien parado de la comparación con Angkor, Bagan es una visita obligada. Aunque mejor hacerla sin tener ninguna expectativa…

Anuncios

Smelly feet

En muchos lugares de Asia es costumbre descalzarse, ya sea para visitar un templo o para entrar a una guesthouse. 

Hacerlo consigue que todo se mantenga más limpio, pero hay que tener en cuenta que hace mucho calor y una humedad terrible. 

Por eso cuando llegas a un lugar con hileras de zapatos a la entrada, tienes que preparar a tu nariz para recibir una ráfaga de un olor… intenso 🙊🙊

Ovejitas en Tailandia

En Tailandia el turista lo tiene fácil, quizá demasiado. A cada momento somos invadidos por carteles, ofertas y reclamos sobre el tour al que ir, la excursión que hacer o la actividad que no nos podemos perder. 

Siempre parece la manera más cómoda (o única) de ver un lugar pero nos da la impresión de que, probablemente, tiene poco de auténtica. 

Y es que viajar en modo rebaño, todo el día encerrados en la furgoneta, con tiempos limitados para ver cada cosa, parando en determinadas tiendas… no es la manera en la que nos gusta viajar. Por eso, en la medida de lo posible, seremos viajeros y no ovejitas. 

Ellas mejor en el campo. 🐑🐑

La clase de gimnasia

La clase de gimnasia #gym #kids #school #watpho #itshotinhere🔥#goodpacking

A post shared by the badpackers (@the_badpackers) on

Después de un día viendo templos hasta arriba de turistas y con una humedad terrible, nada mejor que un poco de paz en el templo del buda reclinado (Wat Pho). Más aún si unos niños deciden llevar a cabo su particular y divertida clase de gimnasia delante tuyo.