Pho 🍜

Teníamos muchas ganas de explorar la famosa comida vietnamita y la verdad es que Ho Chi Minh es el lugar perfecto para hacerlo: su oferta gastronómica es enorme y con precios muy asequibles.

El plato estrella es el Pho, una sopa de noodles con verdura que puede llevar ternera, pollo o cerdo. Está en todas partes y hasta hay cadenas de comida rápida donde es el plato principal.

En los 6 días que llevamos aquí lo hemos probado de todos los tipos: en restaurantes y en puestos de la calle, con mucha verdura y casi sin ella, incluso con albondigas de ternera. En nuestra eterna búsqueda de la sopa perfecta aún no hemos encontrado el Pho que nos llene del todo.

Por suerte hemos leído que en el norte de Vietnam hay Pho mas sabroso que en el sur, y estamos deseando comprobarlo. De momento, seguimos buscando.

Anuncios

¡Noodles recién hechos! ðŸœ

En nuestra búsqueda de la sopa perfecta, seguimos probando restaurantes baratos que ofrezcan este maravilloso manjar. Tras algunas decepciones, hoy en Phnom Phen hemos encontrado un pequeño local que nos ha dado una gran alegría: el “David Restaurant”.

Al pasar por delante de él hemos visto un enorme cartel en el que se lee “pide noodles si quieres ver el show”. Hay que decir que el titular nos ha causado bastante intriga y los precios asequibles nos han convencido para sentarnos. Hemos pedido dos sopas, una de noodles con dumplings rellenos de pollo y otra de noodles con ternera y verdura.

Menuda sorpresa nos hemos llevado cuando el señor David se ha puesto a hacer los noodles delante nuestro con sus propias manos. Los pasos para hacerlo son estos: primero ha dado una forma alargada a un bloque de masa y lo ha golpeado repetidas veces contra la mesa. Después lo ha ido estirando y dando vueltas en el aire para hacerlo mas aún mas delgada. Por último y solo con sus dedos, ha ido separando la masa en hilos cada vez mas finos que han acabado convirtiéndose en noodles. Todo ello ha durado unos 10 minutos.

Por si fuera poco, David es un perfeccionista: ha repetido 3 veces todo el proceso hasta que ha quedado como a él le gusta. Nosotros estábamos perplejos. Cuando ha considerado que los noodles eran suficientemente buenos los ha echado a una enorme olla de caldo de la que, 5 minutos después, ha sacado nuestra cena.

No solo ha sido una preparación memorable: la sopa está en el top 3 de la mejores del viaje. Deliciosa.

Confía en los restaurantes llenos ðŸ²

En el sudeste asiático siempre es una aventura salir a comer. Nunca sabes donde vas a terminar y que te vas a llevar a la boca. 

A la hora de elegir un lugar nos guiamos por una norma básica: confiar en los restaurantes que están llenos. Esta norma tiene dos añadidos: que haya mucha rotación de clientes (mas posibilidades de que la comida esté fresca) y que a poder ser, sean personas locales (seguramente haya una comida más rica pero sobre todo, será barato).

Siguiendo estos principios hemos descubierto lugares ricos y baratos, y hoy ha sido uno de esos días. Tras dar una infructuosa vuelta por los puestos de comida del mercado nocturno de Vientián (tenían muy mala pinta y no había casi nadie) hemos descubierto a dos calles un restaurante lleno de gente local.

Nos hemos sentado y mirando la carta, hemos elegido una sopa de verduras y fideos con cerdo. Al llegar no tenía una pinta demasiado apetecible, pero ha sido un acierto total: estaba riquísima. Tanto que hemos pedido otra.

En Laos cocinan con más sabor que en Thailandia y eso se agradece (bendita sal). Esta sopa tenía un sabor espectacular y lo mejor era que solo costaba 1.5€. Confiar en los restaurantes llenos nos ha vuelto a funcionar.