Great Barrier Reef ðŸ 

Hoy hemos visitado una de las maravillas de Australia y el principal motivo por el que todos los buceadores del mundo visitan el país: la Gran Barrera de Coral. Es el mayor arrecife de coral del mundo, con una extensión de 2.600 kilómetros que incluso se puede ver desde el espacio.

En muchos lugares de la parte noreste del país se pueden realizar excursiones para verla. Nosotros en concreto lo hemos hecho desde Mission Beach, un pequeño pueblo al sur de Cairns. Toda esta parte del océano que baña las costas de Australia esta llena de medusas bastante peligrosas. Por eso en la mayoría de las playas no puedes bañarte, lo cual es un fastidio total porque son espectaculares. A la hora de realizar las inmersiones es obligatorio ponerte un traje anti medusas para protegerte de su picadura.

A las 8 de la mañana ha venido a buscarnos Karen, la capitana de la lancha que nos ha llevado 48 kilómetros dentro del mar junto a otras 10 personas. Esta es una de las razones por las que hemos contratado aquí la excursión: las barcas son pequeñas. En otros lugares vas con hasta 100 personas, lo que convierte el mar en una super población de buceadores que hace difícil disfrutar del snorkel.

Tras una hora navegando, hemos llegado a la Gran Barrera de Coral. Es espectacular solo verla desde el barco: el color del mar cambia de un azul oscuro a un azul turquesa radiante. Tras ponernos el traje anti-medusas y las gafas, hemos podido hacer la primera inmersión. Y lo que ves te deja sin palabras. Un fondo marino lleno de cientos de colores y formas que solo habíamos visto en documentales. Miles de peces de especies diferentes nadando entre corales enormes. Parece increíble que todo eso se esconda bajo el agua y se extienda tantos kilómetros. 

Hemos podido hacer 2 inmersiones más antes de volver a tierra. Pero nos gustaría hacer una cada día, intentar ver tortugas, tiburones, barracudas. Todo lo que esconde el océano. Que lástima que sea tan caro…

Anuncios

Adictos a Gili Meno ðŸ

Adictos a Gili Meno 🏝 . Hoy hemos encontrado a la tortuga mas amigable de la isla. La hemos localizado mas cerca que de costumbre y cuando nos ha visto, su primera reacción ha sido huir. Tras seguirla sin mucho éxito, de repente ha decidido que éramos inofensivos y se ha puesto a nadar despacio cerca de nosotros. De vez en cuando subía a la superficie delante nuestro, dejándose grabar sin problema. Hemos podido nadar a su lado y observarla durante todo el tiempo que hemos querido, hasta que el agotamiento ha hecho mella y hemos vuelto a la playa. Por ella nos hubiéramos quedado allí los 3 todo el día. . Mas en badpackers.com . #goodpacking #indonesia #island #gilimeno #sea #turtle #snorkel #podriaponerunvideodetortugascadadia

A post shared by the badpackers (@the_badpackers) on

Tras la excursión en barco desde Gili Air decidimos que teníamos que venir a la hermana pequeña de las Gili. Lo poco que pudimos ver de la isla unido a que se podían ver tortugas sin tener que coger un barco nos atrajo muchísimo. En principio íbamos a quedarnos 3 días pero ya hemos alargado a 5. Y porque tenemos que ver Lombok, que sino añadíamos alguno más.

Gili Meno es la mejor de las 3 islas que forman las Gili. La menos explotada de todas pero con los servicios suficientes para poder quedarte en ella sin problemas. A saber: alojamiento abundante y barato, restaurantes locales deliciosos y a un precio imbatible y un par de cajeros por si se te acaba el dinero. 

Además las playas de la isla son las más espectaculares que hemos visto en este país con arena blanca, agua turquesa y prácticamente limpias del rastro humano, algo muy raro de ver hasta ahora en los demás lugares de Indonesia que hemos visitado. La temperatura es ideal y el clima nos ha respetado muchísimo, con un sol radiante cada día pero un calor muy soportable. Es sorprendente porque cuando miramos a Lombok las nubes cubren permanentemente la isla, pero parecen no llegar nunca hasta aquí.

Pero no ha sido el clima ni los servicios de la isla lo que nos han traído a Gili Meno: han sido las tortugas. Y ellas solas han conseguido que esta isla sea uno de los mejores lugares del viaje.

El primer día hicimos snorkel durante unas 3 horas en 3 lugares diferentes que nos recomendaron y no tuvimos suerte: no vimos ni una. El segundo día el dueño del lugar donde solemos comer nos indicó que justo enfrente de su local pueden verse tortugas a menudo. El puesto callejero de comida (aquí los llaman Warungs) está en un camino de arena cerca de la costa algo alejado de la playa principal y no suele haber nadie buceando allí. Tras pensarlo un rato nos decidimos: que había que perder. Y el dueño del Warung tenía razón: pudimos ver 3 tortugas, incluso pudimos grabarlas de bastante cerca. Obviamente volvimos al día siguiente, es decir, hoy.

Para llegar a la zona de tortugas hay que nadar un buen rato hasta un lugar donde el fondo marino desciende muchísimo, una sima cuyo fondo no se ve desde la superficie. Desde allí surgen las tortugas de vez en cuando y se pasean un rato por el borde de la sima y los alrededores, que no tendrá ni 5 metros de profundidad. Normalmente se asustan cuando ven humanos y suelen huir hacia las profundidades. Eso nos pasó el primer día que las vimos: nadaron (y muy rápido) en dirección contraria a nosotros y a contracorriente, lo que hace imposible seguirlas. 

Pero hoy hemos encontrado a la tortuga mas amigable de la isla. La hemos localizado mas cerca que de costumbre y cuando nos ha visto, su primera reacción ha sido huir. Tras seguirla sin mucho éxito, de repente ha decidido que éramos inofensivos y se ha puesto a nadar despacio cerca de nosotros. De vez en cuando subía a la superficie delante nuestro, dejándose grabar sin problema. Hemos podido nadar a su lado y observarla durante todo el tiempo que hemos querido, hasta que el agotamiento ha hecho mella y hemos vuelto a la playa. Por ella nos hubiéramos quedado allí los 3 todo el día. 

Ver tortugas nos está haciendo adictos a Gili Meno. No queremos marcharnos: cada día queremos salir a bucear y compartir un rato con ellas. Mañana repetiremos seguro, a ver si tenemos la misma suerte.

Tortugas en las Gili ðŸ¢

¡Al fin buen tiempo en Indonesia! El final de la temporada de lluvias se acerca y el sol comienza a ser la constante durante el día. Tras 7 días con lluvia torrencial en Bali, parece que en las islas Gili el cielo se ha despejado y podemos disfrutar de experiencias al aire libre. 

Ahora estamos en Gili Air, una de las 3 islas que forman las Gili. Es una isla pequeña: en apenas una hora puedes dar la vuelta entera andando. Al ser temporada baja no hay muchos turistas en ella, aunque está preparada para absorber un montón de ellos. Y se nota que durante estos últimos años la explotación de esta zona ha pasado factura: las playas y el mar están llenas de basura. Da una enorme lástima recorrerlas y observar lo destrozado y contaminado que está el entorno natural. 

En Gili las escuelas de buceo son el principal atractivo y los fanáticos del buceo salen cada día a hacer inmersiones. Mientras en las numerosas piscinas que se encuentran en la calle principal los novatos se sacan el curso de buceo para poder salir al mar. Nosotros no somos muy fans del submarinismo, además de que el precio de cada salida es bastante alto (aunque muy barato comparado con Europa). Eso sí, de vez en cuando nos animamos a hacer snorkel por la orilla. 
Como en Gili Air las playas están casi siempre sucias y llenas de residuos de todo tipo, hemos tenido que buscarnos una manera de ver el fondo marino. Por suerte al llegar aquí vimos que por apenas 7€ por persona, un barco con guía te lleva a los mejores sitios de los alrededores para hacerlo y hoy nos hemos animado. Ha sido genial.

Mas allá de los peces multicolor y el poco coral vivo que queda por aquí, el principal atractivo del snorkel en las Gili son las tortugas. Creíamos que no veríamos muchas porque son escurridizas y habíamos oído que salen a horas muy concretas. Pero hemos nadado con dos enormes y hemos visto por lo menos 5 más. Son animales tranquilos de nadar majestuoso y la verdad es que solo por esta experiencia merece la pena venir a las islas. Nuestra estancia aquí se alargará un par de días mas para intentar ver tortugas de nuevo.

Año nuevo en Koh Tao ðŸ 

Mas allá de la típica fiesta playera de fin de año, no hay muchas mas señales en Koh Tao de que estemos en 2017. Es muy extraño pasar las navidades lejos de la familia y es sin duda el momento en el que mas hemos echado de menos nuestro hogar, nuestra gente y nuestras costumbres. Y la comida, claro.

Pero por otro lado, poder pasar el día 1 de enero buceando en una playa de agua cristalina y arena blanca observando peces tropicales no es una mala manera de empezar el año. Koh Tao es el paraíso de los buceadores y un lugar perfecto para hacer snorkel. 

La isla está tomada por españoles, incluso hay un par de restaurantes de tapas y escuelas de buceo que imparten las clases en castellano. Es difícil encontrar autenticidad en lugares como éste, un destino turístico idílico pero globalizado, convertido en una isla resort con ofertas para todos los públicos.

Aún así Koh Tao lucha por conservar algunas playas y bahías lo menos invadidas posibles por occidente y aunque cuesta, a veces encuentras lugares mágicos donde se puede sentir el eco de lo que fue la isla hace 100 años. Y parece que muchos de ellos están bajo el mar.