Apagón ⚡️

Laos es un país más rural que Tailandia y eso se nota en cosas tan básicas como la electricidad. En muchos pueblos hace poco tiempo que llegó, y en todos tienen problemas de suministro cuando hay tormenta eléctrica. Y en la estación de lluvias, eso sucede a menudo.

Hemos vivido ya tres apagones: en Nong Khiaw, en Muang Ngoy y en Luang Prabang. Algunos duran unas pocas horas, otros como el de Muang Ngoy, toda la noche.

Si ocurre por el día es bastante soportable, pero si pasa por la noche es un fastidio. No sólo no tienes luz para cargar el móvil o la cámara, sino que muchas veces el bombeo de agua funciona gracias a la electricidad y sin ella, ni siquiera puedes ducharte.

No hablemos ya de dormir sin ventilador: el calor es asfixiante y además sin aire los mosquitos se dan un festín contigo. Ciertamente las tormentas nocturnas son un placer para la vista, pero un verdadero problema para todo lo demás.

Anuncios

La cima de la montaña 🏔

Después del trekking de la jungla nos dijimos a nosotros mismos que pasaría un tiempo hasta el próximo porque habíamos acabado destruidos. Bien, pues han pasado exactamente 48 horas. 

Después de un día entero viajando desde Luang Namtha hasta Nong Khiaw (un día bastante horrible por cierto) decidimos quedarnos en este pequeño pueblo rodeado de montañas.

Nong Khiaw tiene uno de los mejores paisajes que hemos visto en lo que va de viaje, y ya sólo las vistas desde nuestro hostal son espectaculares. Pero nos enteramos de que existía un mirador en lo alto de la montaña donde eran aún mejores. Y allí que fuimos.

Era hora y media de subida, pero con este calor y humedad, unido a nuestro desgaste en la jungla, fue durísimo. Eso sí la vista desde la cima compenso todo el esfuerzo. Un valle inmenso partido por un río, con montañas verde intenso que se extienden por todas partes. 
Lástima no podernos quedar a ver la puesta de sol, pero arriesgarse a bajar a oscuras era demasiado.