El café ☕️ 

El buen café es caro en el sudeste asiático. Es caro comparado con lo que cuesta aquí la comida y el alojamiento, no caro para un occidental. Pero en nuestro modo “ahorro total” no podemos tomar todo el que nos gustaría, así que lo consideramos un pequeño lujo.

Las cafeterías suelen ser bastante occidentales. Aquí en Laos son de inspiración francesa, con croissants y bollería varia, buenos asientos y buen wi-fi. Son punto de reunión de viajeros con móviles y tablets, los laosianos lo saben y por eso suben los precios.

Aún así beber un buen café es un verdadero placer. Una pequeña dosis de occidente que después de un día de calor asfixiante, noodles y arroz, y regateo constante, te devuelve algo del confort de lo conocido.

Hay una alternativa a las cafeterías y es el café de los hostales. Pero normalmente sabe a rayos y trae terribles consecuencias para el estomago.

P.d: esta cafetería en concreto está en Chiang Mai y por ahora es el top 1 de nuestros pequeños oasis. Su café será para siempre recordado.

Anuncios

El templo de oro

El templo de oro #badpacking #chiangmai #damebahts

A post shared by the badpackers (@the_badpackers) on

Es normal que en los templos tengas que pagar entrada. Según nos contó el monje budista con el que hablamos, todos los monjes (y hay muchísimos) viven de las donaciones. Con ellas no sólo han de pagar su comida, alojamiento y estudios, sino que también deben pagar la seguridad y el mantenimiento del templo. 

Pero a veces sientes que las creencias quedan un poco de lado y el turista es un dólar con piernas. Durante la visita a un templo piden dinero en todas partes: antes de ver el templo, durante, después, en cajas de donativos, en cajas fuertes, en forma de ofrenda, en forma de kits para monjes… o hasta con forma de ¡mini monjes! 

Night market

Los mercados nocturnos son muy comunes en Thailandia. Los hay en cada ciudad a la que vamos y todos tienen 3 características parecidas: son enormes, hay decenas de puestos de comida callejera y siempre hay mucha gente. Si la temperatura acompaña es muy divertido recorrer los puestos y elegir donde cenar. Aunque de momento nosotros no somos muy atrevidos con la comida (por temor a futuras visitas al wc), así que apostamos sobre seguro: pad thai, arroz con cualquier cosa o algo que parezca occidental.

Un monje con Facebook

Un monje con facebook #goodpacking #chiangmai #monkchatprogram

A post shared by the badpackers (@the_badpackers) on

Visitando el mismo templo donde no dejaron entrar a Paula, nos topamos con una sorprendente iniciativa: Monk Chat Program. Se trata de un programa que busca acercar la cultura budista a los extranjeros, mientras los monjes aprenden de ellos y practican inglés.

Nos apuntamos con un poco de vergüenza, pero se nos paso rápido en cuanto nos sentamos con él. Le hicimos todo tipo de preguntas, y él nos respondió a todo con paciencia y mucho respeto. 

También nos explicó que el budismo no para de evolucionar, y que las nuevas generaciones adaptan las tradiciones a la vida moderna. De hecho tienen smartphone e incluso Facebook. 

Tras visitar decenas de templos no habíamos aprendido nada del budismo, pero fue suficiente media hora con la mente abierta para descubrir mucho sobre esa religión y como la viven los monjes.

Men only

Men only 👩🏻🚫😡 #badpacking #chiangmai #allin #hugolovioynoeraparatanto

A post shared by the badpackers (@the_badpackers) on

Es difícil evitar indignarse cuando te hacen pagar por visitar un templo y no puedes entrar por ser mujer. Cuesta aceptar que en ciertas culturas la mujer tenga menos privilegios y quede relegada a un segundo plano. A pesar de que el budismo, a diferencia de otras religiones, considera por igual ambos sexos, hay veces que no parece ser así.