Es real

Es real #goodpacking #12kilosenlaespalda #estoempieza

A post shared by the badpackers (@the_badpackers) on

La diferencia entre desear hacer algo y hacerlo de verdad, es muchas veces un salto imposible. No porque no se pueda, sino porque tu mente pone frenos que no existen realmente. Por eso, vernos con las mochilas en el aeropuerto nos hace sonreír de oreja a oreja: tangibilizar un sueño, salga como salga, siempre es motivo de felicidad absoluta.

Anuncios

Las señales

Las señales #goodpackaging #getaria

A post shared by the badpackers (@the_badpackers) on

Esas pequeñas casualidades, entre el vértigo y la adrenalina, que nos recuerdan que esto va en serio. El monumento de Elcano en Getaria con los primeros tripulantes de la vuelta al mundo fue un encuentro genial. ¡Esto empieza! 

Mil sinceras y profundas gracias

Mil sinceras y profundas gracias. #badpacking #thankyouall

A post shared by the badpackers (@the_badpackers) on

Pero dejar el trabajo también tiene su lado negativo: dejar de ver a compañeros y amigos que cada día compartían mesa, marrones y risas con nosotros. A todos vosotros, que ya sabéis quienes sois: ayer nos hicisteis sentir apreciados como profesionales, pero sobre todo, como personas. No merecemos todo lo que habéis dicho y hecho, así que sólo podemos decir: mil sinceras y profundas gracias. Sois grandes.

La absoluta felicidad de un año sin responsabilidades 

La primera cosa buena de decidir viajar durante un año alrededor del mundo, es dejar el trabajo. Tras casi 10 años metidos de lleno en una profesión en la que nunca desconectas, saber que durante un año estaremos 100% libres de obligaciones es una sensación desconocida y extraña. Dejar de tener responsabilidades y sobre todo, que tus ingresos se reduzcan a 0, da vértigo y cierto miedo. 

Pero la libertad que ello supone nos da una absoluta y completa felicidad.