Cusco days 🌼

Los días en Cusco pasan con calma. Tras las fiestas populares la ciudad vuelve a su rutina aunque sigue llenándose de turistas. Se nota que julio ya está encima y la gente comienza sus vacaciones. Nosotros hemos elegido esta ciudad como base, en principio para descansar de la paliza de Machu Picchu y después para planear el futuro del viaje. Sobre todo EEUU donde hay que reservarlo todo para poder tener un sitio donde dormir.

Con el paso del tiempo hemos desarrollado nuestras rutinas: desayunamos en la calle, comprando “queques” en una tienda al lado de nuestro hostal. Así es como llaman a los bizcochos y las magdalenas. Un poco mas adelante están las señoras con sus puestos de zumo de naranja natural recién exprimido. Es un vicio total. Por menos de un euro te sirven dos vasos enormes y está delicioso.

Por la mañana aprovechamos para visitar algo. Hemos hecho el free walking tour de la ciudad, super interesante. A diferencia de otros que hemos hecho, el de Cusco está mas orientado a las costumbres locales y la vida normal de los cusqueños que a su historia. Recorremos el mercado central, donde nos explican la procedencia de los diferentes productos que venden, incluidos remedios “naturales” para casi cualquier cosa. Hay incluso llamas pequeñas disecadas para llevar a cabo rituales. Todo un espectáculo.

Otro día visitamos el museo inca, donde puedes recorrer la historia de Sudamérica desde el periodo pre-incaico hasta la conquista española. Descubrimos las decenas de civilizaciones que poblaron estas tierras y su influencia posterior en el imperio inca. También recorremos diferentes barrios de la ciudad y sus restaurantes. Probamos platos típicos como el ceviche de corvina (exquisito), el lomo saltado (super sabroso), la cerveza cusqueña o la chicha, la bebida que los peruanos hacen con maíz.

Cuando atardece volvemos a nuestro hostal y planeamos la ruta por la costa californiana. Eso sí, para merendar no faltan bolsas de maíz tostado con sal, el aperitivo por excelencia de Perú. Cuando está bien hecho es realmente adictivo. El wifi aquí es bastante mejor que el resto de lugares que hemos recorrido por Sudamérica, por lo que buscar casas en Los Angeles en airbnb no se convierte en una tortura china. Aunque encontrar algo a un precio asequible es imposible. Después de tanto tiempo hemos olvidado lo caro que es occidente: por el precio de una noche en LA vivimos 3 días en Perú, incluido alojamiento, comida y visitas. Una locura.

Hoy dejamos la ciudad para seguir descubriendo este país. Nos da pena abandonar la comodidad de Cusco, que junto a Buenos Aires se han convertido en nuestros pequeños hogares del viaje. Se empieza a notar que los 10 meses de vida nómada hacen mella y echamos de menos cierta estabilidad. Pero afrontamos el futuro con ganas tras este descanso, porque está lleno de lugares increíbles. El siguiente en la lista es Arequipa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s