Melbourne 🏙

Melbourne tiene una curiosa forma de regular los graffitis en la ciudad. Esta terminantemente prohibido pintar “paredes no permitidas” y las penas por hacerlo son durísimas, cárcel incluida. El lado positivo para los artistas callejeros es que hay un montón de “paredes permitidas”: una gran parte de los callejones de la ciudad pueden grafitearse. Son lugares muy céntricos y de mucha exposición donde las obras se suceden unas detrás de otras. Muchas son de una calidad excepcional.

Pero hay que ser rápido para verlas: la competencia entre artistas es feroz y constantemente se pinta encima de otros graffitis, por lo que las obras no duran mucho tiempo. Para evitar problemas se han creado dos normas que dejan claro cuando se puede destruir una pintada para hacer otra: 

1. si puedes hacerlo mejor 

2. si la obra sobre la que pintas se ha vuelto irrelevante.

Estas dos normas han trascendido el mundo del arte urbano y parecen aplicarse a toda la ciudad. Melbourne se encuentra en una vorágine de constante cambio, pero siempre respetando aquello que es importante o que no se sabe hacer mejor. Fundada hace menos de 200 años, vivió una era dorada en el siglo XIX gracias a una fiebre del oro que atrajo decenas de miles de personas a estas tierras. Desde entonces no ha parado de crecer, convirtiéndose en el centro cultural de Australia y compitiendo duramente con Sydney por ser la ciudad mas importante del país.

La arquitectura de la ciudad es una mezcla ecléctica de estilos muy diferentes, pero que encaja a la perfección y le otorga un aspecto único y característico. Se han respetado muchos de los edificios de las eras victoriana e industrial, y otros se han reformado adaptando el interior a las necesidades actuales pero respetando las fachadas y la distribución del espacio. Barrios como Fitzroy son el vivo ejemplo de ello: el lugar donde se reúne la modernidad de Melbourne tiene el aspecto de una ciudad industrial del siglo XIX.

A esta mezcla de estilos hay que añadirle la enorme inmigración. Melbourne cuenta con mas de 4 millones de habitantes y muchos de ellos son extranjeros. Las influencias del exterior se perciben en cada rincón, sobre todo de la cultura asiática: las tradiciones china, vietnamita y japonesa se encuentran entroncadas en la esencia de la ciudad.

“Melbourne tiene rollo” hemos dicho una y otra vez durante los cuatro días que hemos pasado aquí. Es una ciudad vibrante, llena de vida y orgullosamente cosmopolita. Es posiblemente la ciudad que mas nos ha gustado de todo el viaje y la única que hemos visto en la que podríamos vivir. Ahora volamos hacia Sydney, su máximo rival por la hegemonía australiana. Veremos quien gana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s