¡200 días de badpacking! 🙎🏻🚐

Como anuncia Paula motorizada mientras conduce nuestra tercera furgoneta australiana, ya han pasado 200 días de viaje. Siguiendo la tradición, toca echar la vista atrás y recordar los últimos 50 días dando tumbos por el mundo. Tras recuperar energías en Indonesia hemos cogido Australia con ganas. Y es que no queda otra porque este país es tan caro que toca movernos sin descanso. Aquí va un breve resumen de lo que hemos recorrido:

Necesitábamos un lugar para descansar e Indonesia hizo el trabajo a la perfección. Por un lado el final de la temporada de lluvias nos obligó a bajar la marcha y por otro, nos acostumbramos rápido al ritmo tranquilo de sus habitantes. Sabemos que nos han quedado muchas cosas por ver pero nos llevamos un gran recuerdo del país y su gente. 

Eso sí, teníamos ganas de cambiar de estilo de vida y dejar atrás el sudeste asiático. Y podemos decir que nuestros primeros veinte días en Australia han supuesto un giro radical. Recorrer un país gigante durmiendo casi cada día en una caravana es una forma de viajar totalmente diferente y nueva para los dos. De momento podemos decir que nos está gustando. ¡Ah! Y nos hemos convertido en unos auténticos campistas y unos caza-ofertas: aquí los dólares vuelan por lo que hay que buscar el descuento cada día.

Y ahora pasamos al típico resumen:

Mejor comida: Run’s Warung en Ubud. Un pequeño puestecillo regentado por tres mujeres que cocinaban oro. Platos sencillos, riquísimos y súper baratos. Echaremos de menos el nasi goreng, los batidos de fruta y la joya del lugar: el banana pancake. ¡Canela fina! 

Y después del tiempo en Asia a base de arroz y pollo, tenemos que hacer una mención especial a Burger zone en Kuta Lombok. ¡Carne súper jugosa y sabrosa con unas chips sensacionales!

Peor comida: Un warung desconocido en Ubud. Una de las tantas veces que se nos ha hecho tarde para cenar fue en Ubud, donde además caía el diluvio. Fans de los warungs entramos y pedimos un curry… pero era incomible. El arroz pasadísimo y el pollo eran rocas con sabor a pescado. ¡Terrible! Al final tuvimos que pasar por nuestro salvador 7/11. 

Mejor alojamiento: Secret Garden guesthouse en Ubud. Una pensión típica de la zona, en el interior de una finca con pequeños templos de piedra. Estuvimos súper cómodos relajándonos en nuestra habitación y refrescándonos en la piscina a muy buen precio (y con buen wifi).

Peor alojamiento: Llamarlo alojamiento es quizá demasiado pero por el tiempo que hemos pasado mencionaremos la caravana. Nuestra casa caracol es un puzzle donde cada espacio se aprovecha y, aunque le hemos cogido cariño y nos hemos adaptado rápido, no es lo mismo que una casa. Sobre todo cuando hace calor.

Mejor paisaje: Cape Hillsborough. Tuvimos que levantarnos a las 5 de la mañana, pero mereció la pena. Ver salir el sol entre los riscos de la playa de Cape Hillsborough es genial. Pero si además la playa está llena de canguros disfrutando del amanecer, se convierte en una vista impagable. 

También merece una mención especial la larguísima playa de Byron Bay: arena blanca, agua cristalina y expertos surfistas dominando sus tremendas olas.

Peor paisaje: Las playas de Gili Air. Una verdadera lástima teniendo en cuenta el paraíso que eran hace unos años. Hoy se han convertido en un vertedero con tanta basura flotante y bañarse resulta prácticamente imposible. ¡Una pena!

Mejor excursión: Isla de Whitsundays y playa de Whitehaven. Navegamos en un velero a motor muy bonito durante 2h para llegar a una playa con arena blanquísima, la más blanca que hemos visto, y unas playas de agua turquesa impresionantes. Allí vimos mantas y tiburones amarillos, pequeños y asustadizos. Nos hubiésemos quedado días… ¡lástima que teníamos que volver!

Peor excursión: Ruta en moto por Ubud. Sólo es recordarlo y maldecir ese día: nos cayó el diluvio durante horas, luego hicimos decenas de kilómetros con una densa niebla empapados y calados de frío, con un tráfico horrible, visitando monumentos feos y prescindibles… Más de 5 horas en moto totalmente olvidables. El mejor momento del día fue llegar a casa.

Mejor experiencia: Sin duda, uno de los grandes momentos del viaje fue bañarnos con las tortugas en Gili Meno. Descubrirlas por nuestra cuenta, nadar con ellas y disfrutar viendo como se mueven fue genial. Volveríamos a esa playa cada día.

Peor experiencia: En este caso el robo de la tarjeta fue un palo, especialmente los trámites para resolverlo fuera de casa sin teléfono y con un wifi pésimo. Por suerte ahora ya está todo solucionado.

Como mención especial añadimos nuestro capítulo con el possum, un marsupial australiano que desconocíamos. Su “ataque” durante la cena en el camping fue un show con zapateado incluido. Por suerte salimos victoriosos y, aunque de pie y en alerta, pudimos acabar nuestra cena. 

Y hasta aquí nuestro cuarto resumen. ¡Ahora nos esperan los últimos días de caravana por Australia, visitar sus grandes ciudades y después descubrir la magnética Nueva Zelanda!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s