Byron Bay 🏄🏻🏄‍♀️

Byron Bay 🏄🏻🏄‍♀️ . Uno de los lugares de culto en el universo del surf australiano es Byron bay. Un pueblo de ambiente hippie (increíble la cantidad de gente que va descalza por la calle) con todos los tópicos que rodean a este deporte: ambiente chill, rubias y rubios de larga melena por doquier, tablas en cada coche y sonido de guitarra en cada calle. Quizá demasiado turístico y un poco masificado, todas las pegas que puedes ponerle desaparecen al ver su playa. Una línea de arena enorme y semicircular, un agua cristalina y fresca (¡al fin! Porque el agua del norte de Australia es un caldo) y olas de sur a norte que recorren la playa de manera lateral, siendo un verdadero placer sentarte en la arena y ver a los expertos surfear durante horas. . Mas en badpackers.com . #goodpacking #australia #byronbay #beach #surf #sea #ojalasupieramossurfear

A post shared by the badpackers (@the_badpackers) on

Cuando hablan de Australia como paraíso del surf nunca imaginas que el país está tan volcado en ello. Mas allá de que las playas son inmensas y permanentemente hay olas de buen tamaño, la zona de surfistas es siempre unas 5 veces mayor que la de bañistas. Toda la costa este del país es en realidad una enorme playa llena de “Surf Spots” o lugares de surf, y muchos de ellos son espectaculares.

La mayor parte de estos “Surf spots”, por muy remotos que sean, tienen parking para poder dejar la caravana (vehículo estrella entre los surferos del país) y duchas, incluso muchas de ellas tienen un apoya tablas metálico para dejarla a secar.
Lo que mas sorprende es que aquí surfea todo el mundo. La imagen del surfero de entre 20 y 30 años que todos tenemos en la cabeza se rompe cuando recorres la costa australiana. El surfero aquí no tiene edad: los hay desde niños muy pequeños hasta verdaderos abuelos. Y tampoco genero: un montón de chicas y mujeres se suben a la tabla al lado de los hombres. Es realmente sorprendente ver a un hombre de mas de 60 años llegar con la tabla y coger olas con una agilidad y una fuerza de un chico de 20.

Uno de los lugares de culto el universo del surf australiano es Byron bay. Un pueblo de ambiente hippie (increíble la cantidad de gente que va descalza por la calle) con todos los tópicos que rodean a este deporte: ambiente chill, rubias y rubios de larga melena por doquier, tablas en cada coche y sonido de guitarra en cada calle. Quizá demasiado turístico y un poco masificado, todas las pegas que puedes ponerle desaparecen al ver su playa. Una línea de arena enorme y semicircular, un agua cristalina y fresca (¡al fin! Porque el agua del norte de Australia es un caldo) y olas de sur a norte que recorren la playa de manera lateral, siendo un verdadero placer sentarte en la arena y ver a los expertos surfear durante horas.

No pudimos estar mucho tiempo pero nos quedamos enamorados de Byron Bay. Nos hubiera gustado quedarnos allí unos días, quitarnos las chancletas y fusionarnos con el ambiente. Y porque no, coger una tabla por primera vez y animarnos a entrar al mar. Pero nuestra ruta sigue hacia el sur australiano y tenemos que seguir devorando kilómetros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s