Adiós Malasia, hola Singapur

Ha sido corto, pero ha merecido la pena. Malasia nos deja con ganas de más, de explorar mas allá de lo poco que nos ha dado tiempo a ver. Sus contrastes son seguramente los mas exagerados de todo el Sudeste asiático: del monstruo occidentalizado de Kuala Lumpur al apacible pueblo de Tanah Ratah o a la trendy Georgetown, Malasia es un país heterogéneo y muy interesante.

Su mezcla de malasios (musulmanes), indios y chinos, unido al legado colonial británico, holandés y portugués hace que el país sea una amalgama sin igual de culturas, tradiciones, religiones y razas. Y si algo nos está enseñando el viaje es que no hay nada mejor que la mezcla.

Nos queda pendiente una nueva visita al país, para recorrer con calma sus junglas, sus impresionantes grupos de pequeñas islas (dicen que es uno de los mejores lugares del mundo para hacer buceo y snorkel) y la gran isla de Borneo. Sobre todo nos quedamos con ganas de viajar a esta última y la oportunidad de ver orangutanes de cerca. Pero el dinero es limitado y no se puede ver todo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s