¡100 días de viaje! 

A pesar del poco ímpetu con el que Paula golpea la campana, estamos emocionados por llevar ya 100 días viajando. ¡Parece increíble que llevemos tanto tiempo! En estos 50 días desde el último resumen hemos recorrido casi dos países enteros: Vietnam y Myanmar. Aquí va nuestra pequeña valoración sobre ambos:

Vietnam es el único país de los que hemos visitado en el que nos gustaría vivir. Y eso es bueno y malo al mismo tiempo. Es bueno porque en Vietnam se come muy bien, los alojamientos son buenos y viajar es cómodo. Y además todo ello es muy barato. Pero es malo porque el turismo masivo ya ha hecho mella en el país y muchos lugares empiezan a perder autenticidad y encanto. Nos quedamos con ganas de explorarlo más, huyendo de los lugares mas conocidos.

Myanmar es duro. Desde el principio lo hemos definido como cal y arena. Te da mucho pero también te lo hace pagar. No es cómodo, encontrar buena comida y alojamientos decentes es mas difícil, el transporte es lento y ademas todo es mas caro que el resto del sudeste asiático. Pero por otro lado es más auténtico, mas real. La gente es simpática y no ha sido aún invadida por la apisonadora de occidente. Mantienen sus costumbres, sus formas de vida y lo mas importante, sus sonrisas. Myanmar merece la pena pero hay que estar preparado.

Y aquí va el ranking de lo mejor y lo peor de estos 50 días. 

Mejor Comida

Aquí hay un empate: no podemos decidirnos entre un Pho Bo de Hanoi y un Chicken Massala del lago Inle. Así que contaremos la historia de ambos.

Pho Bo (Hanoi): Hay miles de sitios de Pho repartidos por Vietnam pero este restaurante callejero de Hanoi se lleva la palma. La larga cola de vietnamitas que esperan fuera del local ya anunciaba que íbamos a probar algo bueno. Pero incluso avisados nos sorprendió. Su preparación en directo con una carne de ternera exquisita cortada al momento dentro de un caldo delicioso nos hizo exclamar ¡Que rico dios! Suerte que pudimos repetir.

Chicken Massala (Lago Inle, Myanmar): en 3 días en Kalaw comimos 4 veces en el mismo restaurante. Para que os hagáis una idea de cuanto nos gustaba. Uno de los recuerdos inolvidables del viaje será este Chicken Massala: pollo marinado con yogur con una salsa de tomate, cebolla y especias. El cocinero de este lugar era un nepalí criado en Thailandia, muy fan de Eminem. Y la verdadera magia la pone su madre, dominadora absoluta de la comida India y Nepalí y tan simpática que se molestó en explicarnos la receta paso a paso e incluso regalarnos dos sobrecitos con las especias para prepararla. 

Peor Comida

Sopa de Noodles en Kinpun (Myanmar): una sopa que se podría definir como “agua sucia”. De un sabor extraño, con vegetales enormes ultracocidos flotando y unos fideos insulsos dentro. No pudimos comer mas de 3 cucharadas y eso que estábamos muertos de hambre. El horror.

Mejor alojamiento

Thitaw II (Kalaw, Myanmar): Myanmar no se caracteriza por sus alojamientos confortables, mas bien lo contrario. Por eso nuestra habitación en Kalaw fue una auténtica bendición. Cama cómoda, baño limpio y mantas cálidas (en Kalaw hace bastante frío). Además está ubicado en plena montaña, con unas vistas geniales. ¡Ah! Y el mejor desayuno del viaje, sin ninguna duda. Mención de honor para Room@Saigon, un hotel de corte moderno pero muy confortable.

Peor alojamiento 

Teniendo en cuenta los estándares de Myanmar esta lista podría ser peor (mérito de Paula que es una crack buscando sitios a un precio imbatible) 
Sea Sar hotel (Kinpun, Myanmar): para empezar hay que decir que cogimos la habitación cara. Imaginaos como era la barata. Un baño terrorífico, una cama sospechosa, bichos por doquier. Y además caro. El pueblo de Kinpun se lleva el doblete de peor lugar y peor comida. Y ha estado a punto de hacer Hat Trick llevándose también peor visita. Lugar a evitar. 

Mejor paisaje

Bai Tu Long Bay en Vietnam. La visita a la bahía de Halong es obligada para todo el que visita este país. Por esa razón es ultra turístico y miles de barcos navegan por sus aguas. Intentamos evitar algunos yendo a una zona llamada “Bai tu Long” donde hay menos (aunque siguen siendo muchos). A pesar de todo es un lugar único e impresionante, y navegar entre las enormes rocas llenas de limo verde es algo que no se olvida.

Peor paisaje

La ciudad de Bago. Este lugar en el que nunca tendríamos que haber parado tiene como principales encantos una polvorienta carretera (en Myanmar se come mucho polvo) y montones de cochambre. De hecho compite duramente con Pursat, el pueblo que ganó en esta categoría la pasada edición. 

Mejor excursión/visita

Navegar por el Lago Inle. Después de tres días de trekking-caminata llegar a Inle fue un regalazo. Poder ver la vida alrededor del lago con pescadores remando con las piernas, gaviotas sobrevolando la barca, huertos “flotantes”… fue una experiencia para recordar. Y aunque para ser Myanmar es algo turístico, la mayoría de las veces cuesta ver otra barca con occidentales. ¡Genial!

Peor excursión/visita

Aquí nos decantamos por Dalat, un pueblo de montaña sin mucho encanto. Decidimos explorar los alrededores y lo único destacable que vimos eran rusos montados en una mini montaña rusa para ver una cascadita. Totalmente prescindible. Mención especial a nuestro recorrido fallido en moto por las cuevas de Vietnam.

Mejor experiencia

Hablando con Nani durante 3 días. Tuvo su entrada y no nos cansamos de repetirlo. Lo mejor de Myanmar es su gente y en este caso poder conocer de primera mano cómo viven los locales, qué relación tienen con el gobierno… incluso cómo ligan fue muy interesante a la vez que divertido. Conocer su realidad lo que más cuesta pero lo que más sentido da a viajar.
Sin embargo, queremos hacer una mención especial al momento conducción en moto por la playa. Adrenalina, diversión y algo de agua que nos llevaron a hacer otro check de nuestras primeras veces.

Peor experiencia

Puede sonar irónico pero justo en el recopilatorio anterior, repasando este apartado vimos que habíamos sido muy suertudos. Pues será por decirlo pero el día siguiente… primera intoxicación alimentaria. Y no fue la única… A lo largo de esta etapa hemos estado enfermos y, reconozcámoslo, hemos echado de menos estar en casa con alguien que nos cuidase.

Y estos han sido los Highlights de los 50 segundos días. Ya llevamos 100 y podemos decir que vamos acostumbrándonos a la vida de backpacker. Cada vez es menos duro moverse constantemente, es genial experimentar algo nuevo cada día y le hemos cogido el gusto a probar comidas diferentes sin parar. ¡Viajar empieza a ser nuestra rutina!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s