Luz en la oscuridad 🙄

Hoy ha sido uno de esos días donde no ves la luz al final del túnel. Todo sale mal y no puedes hacer nada para evitarlo, solamente resignarte e intentar llevarlo lo mejor posible.

Nada mas empezar el día nos han alquilado una moto sin gasolina. Es costumbre en el sudeste asiático dártelas con la gasolina justa para que llegues a la gasolinera, pero en este caso solo había para dos kilómetros. Nos ha tocado arrastrarla un buen rato de vuelta al hostal para que nos pusieran mas.

Después hemos ido a comprar los billetes para marcharnos a Hanoi y resulta que nos habían informado mal: no hay bus a las 7 am, solo a las 9 pm. Ya teníamos reservada la noche de hoy para marcharnos por la mañana pronto y quedarnos aquí otro día entero era perder el tiempo. Allí mismo hemos tenido que cambiar nuestros planes y comprar el billete para hoy a las 9. Acto seguido corriendo al hotel para cancelar la reserva, subir a la habitación a recogerlo todo, hacer el check out y buscar algún sitio para dormir en Hanoi cuando lleguemos.

Todo esto nos ha hecho perder unas dos horas, que luego descubriríamos que iban a ser cruciales. Cuando hemos resuelto la logística, hemos podido volver al plan original: visitar las cuevas de Phong Nha y Paradise. Como no podía ser de otra manera, nos hemos perdido al ir a la primera, y hemos tirado media hora dando vueltas para descubrir que el barco que te lleva a verla se coge a 5 minutos andando de nuestro hostal. Genial.

Lo único bueno del día ha sido visitar la cueva. Un viaje en barco por las entrañas de la montaña, por grutas llenas de estalactitas y estalagmitas enormes. Incluso al final de la visita te dejan bajar a tierra y caminar por el interior, y el paisaje es asombroso. 

Al terminar, hemos cogido la moto para ir a la cueva Paradise, igual o mas espectacular que Phong Nha. Pero al poco rato nos hemos dado cuenta de que la rueda de atrás había pinchado: no podíamos seguir. Vuelta a arrastrar la moto 3 o 4 kilometros hasta el hotel. 

Cuando hemos llegado ya eran las 3 y la encargada del hotel nos ha informado de que ya no nos daba tiempo a visitar la cueva porque cerraba a las 5. Todo estupendo. 

En definitiva: hemos alquilado una moto para hacer mas kilómetros con ella a rastras que encima, nos ha hecho perder dos horas y además solo hemos visitado una cueva que estaba a 5 minutos andando por lo que no necesitábamos la maldita moto en primer lugar.

Para terminar el hotel de Hanoi nos acaba de informar de que no podremos entrar en la habitación hasta la 1 pm de mañana con lo que nuestro futuro es este: esperar 6 horas al bus en un pueblo cochambroso sin nada que hacer, 10 horas de viaje en un sleeping bus seguramente incomodo y frío y otras 6 horas de espera para entrar en nuestro hostal. 

Sí, viajar también es esto. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s