Vida de pescador 🐟

Y en cambio a solo unos kilómetros de distancia los pescadores de Danang siguen con su rutina de siempre. Despertarse pronto, echar las redes, recoger la pesca. Pasarse la tarde reforzando su curiosa barca redonda, intentando que el mar y el tiempo no acaben con ella. 

Parece mentira que dos mundos tan diferentes confluyan en una avenida. Que todos los barcos de pesca tengan que agruparse en el mismo lado de la playa, porque ahora mucha parte de ella es privada y pertenece a los grandes resorts. 

Aún así los pescadores sobreviven y se encargan de que los frutos del mar lleguen frescos al mercado. Es un placer simplemente contemplarles, ver como se esfuerzan en cuidar un entorno que ya les ha dado la espalda y un trabajo que ya ha dejado de ser rentable al lado del turismo. 

No sabemos cuanto resistirán en Danang pero si por ellos fuera, no se irían nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s