¡Al fin playa! 🌊

Después de dos meses y un verano sin vacaciones, teníamos mucho mono de playa. Aunque parezca que viajar es relajante, la forma en que lo hacemos tiene un cierto componente de stress: permanentemente estás buscando donde dormir, en que sitio comer, organizando el siguiente desplazamiento… 

Viajar con bajo presupuesto hace que tengas que recorrer varios restaurantes, hostales y compañías de autobús para encontrar el precio adecuado. Y luego siempre pueden suceder desastres varios que te obliguen a cambiar lo planeado…

Por eso necesitábamos llegar a un lugar con playa y pasar unos días en el mismo sitio, simplemente caminando, recorriendo la costa y haciendo nada. Puro relax. Y la isla camboyana de Koh Rong es exactamente eso: kilómetros y kilómetros de arena blanca y fina y un mar transparente y limpio. 

Ayer viajamos unas 12 horas para llegar aquí. Tres autobuses y un barco mas tarde llegamos a la isla y antes de anochecer solo pudimos encontrar un hostal donde dormir. Pero hoy nos hemos levantado pronto para disfrutar de las maravillas de la isla y la verdad es que ha superado con creces nuestras expectativas. Un completo paraíso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s