Tuc Tuc Sir? ðŸ˜’

Aquí tenemos a un conductor de Tuc Tuc (así se llama este vehículo) tomándose un respiro mientras echa una partidita al Candy Crush, que aquí sigue arrasando. En Camboya los “tuctuc-eros” vuelven a acosar a los viajeros como en Thailandia, o incluso más. Y hay muchísimos.  

Estos conductores tienen varios modos de actuación para conseguir que te subas a su vehículo. Poco a poco los vamos detectando y encontrando la mejor solución para evitar su encomiable insistencia. Aquí van unos cuantos ejemplos:

1. El primer y más básico es el famoso “Tuc Tuc Sir?” que casi todos te dicen en cuanto hay contacto visual. Un simple “No thanks” basta para unos pocos, pero la mayoría siguen insistiendo.

2. Después llega la batería de preguntas: “¿Has visto ya los templos?” “¿Cuando te vas?” “¿Mañana haces algo?”. Todo va dirigido a sacarte información para intentar conseguir negocio futuro. Lo mejor es seguir diciendo que no sin dar detalles, porque sino se entra en una conversación eterna.

3. Hay otros que, para ir más rápido ni siquiera hablan: te miran y hacen el gesto de acelerar con una moto. Con estos lo mejor es seguir el juego de mimos y negar con la cabeza. No vaya a ser que detecte de donde eres y comience a chapurrear tu idioma. En ese caso, volver al punto dos.

4. Existe también la versión “No me muevo”, que suele suceder cuando aprieta el sol. El conductor abandona la calle para ocultarse bajo su tuc tuc y te grita desde donde esté aparcado. Pueden llegar a hacerlo desde la acera de enfrente. Si pasas por delante de donde están todos aparcados, espera una buena sesión de gritos, porque a pesar de haberle dicho a uno que no los demás preguntarán igual.

5. Otro muy común es el que si vais en pareja o en grupo, pregunta al primero y cuando dice que no, pregunta al siguiente. Así hasta que todos han dicho que no. Parece esperar que alguien del grupo flaquee y decida subirse, dejando a los demás atrás.

6. El último grupo son los vagos redomados. Estos suelen estar dormidos en su hamaca improvisada dentro del tuc tuc y cuando pasas, simplemente te hacen un gesto con la mano para que te acerques y hables con ellos. A veces solo parecen buscar un rato de conversación, porque están aburridos. Suelen dar precios altísimos para que te ofendas y te vayas (así puede seguir durmiendo) o te pongas a regatear (así se entretiene). Son los más peligrosos, y lo mejor es evitarlos acelerando el paso. Nunca jamás se levantan para seguirte.

En próximas entradas, negociación con “Tuc tuc-eros” o como conseguir un precio razonable sin tener que regatear durante horas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s